El Salvador
Centro láser especializado en el tratamiento de las venas
  1. Evitar estar sentado o de pie durante largos períodos de tiempo, moviendo las piernas (caminando) tranquilamente siempre que sea posible.
  2. Si fuera necesario pasar largos períodos de tiempo sentado (por motivos laborales o circunstancias de la vida diaria), flexionar las rodillas y los tobillos con frecuencia levantándose a caminar siempre que sea posible.
  3. Realizar ejercicios como bicicleta, caminar o natación.
  4. Elevar las piernas unos centímetros al finalizar el día (o en momentos de congestión venosa) para evitar la tumefacción y las molestias.
  5. Vendajes compresivos, supervisados por profesionales, que  favorecen el retorno venoso.
  6. En casos extremos puede ser necesaria la cirugía.
Categorias: Articulos

Blue Captcha Image
Refrescar

*